martes, 10 de enero de 2017

Reseña: Seis de Cuervos de Leigh Bardugo

Título:  Seis de cuervos
Autor:  Leigh Bardugo
Editorial: Ediciones Hidra
Páginas: 544
Año de publicación: 2016
Precio: 19,00

Kaz Brekker, un genio del crimen que regenta un antro de juegos de azar y apuestas conocido como el Club Cuervo, debe reunir a un grupo de seis personas con las habilidades necesarias para entrar (y salir) de la Corte de Hielo, una fortaleza
inexpugnable que mantiene bajo llave un secreto que podría dinamitar el equilibrio de poder en el mundo.

Es probable que nadie sobreviva a esta misión, pero si quiere hacerse rico más allá de lo que alcanza su imaginación, Kaz va a tener que jugárselo todo a una sola carta. Y esa carta es un Seis de Cuervos. 




Creo que puedo resumir esta reseña en un claro “estuvo bien, pero no era para tanto” y alguno todavía se caerá de espaldas de la sorpresa. 
Esperaba una novela más explosiva y mucho más elaborada de lo que he encontrado tras haber escuchado entre las reseñas que Bardugo no solo se había superado con Seis de cuervos, que también había evolucionado y dado el "do de pecho" con sus personajes. 

Sin embargo, no me ha impresionado tanto. 

En esta novela volvemos al mundo de los Grisha donde se desarrolla la trilogía que inicia Sombra y hueso. En esta ocasión desde la ciudad de Ketterdam en la isla de Kerch situada no muy lejos de la costa oeste nos encontramos con una ciudad corrupta gobernada por mafias y mercaderes. Rápidamente nos adentramos en los entresijos de la ciudad y conocemos a Kaz, joven experto ladrón a la cabeza de una banda de estafadores que se ha hecho rápidamente con un buen nombre y reputación que él debe mantener. A su lado se arrastra el espectro, o Inej, una jovencita a la que Kaz arrancó de las entrañas de la prostitución para entrenarla como espía a cambio de su libertad. Quizá. 
Pero una noche el espectro deja de perseguir a Kaz para que lo hagan otros fantasmas y este cae en las garras de un despiadado mercader con una oferta más que jugosa para Kaz y sus ambiciosos propósitos. 
Un trabajo irrealizable para el mejor equipo que Kaz pueda reunir y que estén lo suficientemente locos o desesperados como para aceptar jugarse la vida entrando en el mismísimo corazón del vecino reino de Fjerda

Seguro que lo primero que os preguntaréis es si hace falta leer o no la primera trilogía de la autora para entrar en esta novela y no perder matices. La respuesta es que es mejor haberla leído y recordar los detalles para no terminar completamente perdido en la lectura. Aunque la autora se esfuerza en acondicionar de nuevo toda la escenografía y redefinir el mundo fantástico en el los grisha son aquellos con poderes para manipular la materia luz cuerpo agua y mente, también se salta gran parte de la parafernalia para centrarse en darle vida a Ketterdam y otros escenarios que nos encontramos en la historia. No es imprescindible haber leído la trilogía completa, pero os podéis llevar algún spoiler by the face si tenéis suficiente intuición, por aquello de que no se resienta mucho esta historia con detalles a medias. 

Una vez asumido que el tema de los poderes os costará un poco más sin Sombra y hueso y sucesivos, vayamos a la parte que nos ocupa.
 
A Kaz ya os lo he presentado, la autora le da la importancia suficiente como para poder decir que es el protagonista principal de la novela ya que sus motivaciones y maquinaciones son el motor de la trama. Como narrador es un personaje poco elocuente y bastante ameno, rápido y aporta mucho juego a la trama por su carácter impredecible. 
Forma una buena pareja para Inej, un personaje que, a pesar de estar engrandecido por la cantidad de historia que narra, me resultó secundario. Su conflicto es una promesa y su presencia es una excusa para que avance la historia. También tengo que mencionar que es su texto es muy ameno, algo más detallista puesto que da más información paisajista que los otros narradores. 
Prácticamente todos los personajes tienen su punto de vista representado en la novela con algún capítulo desde el que narra y, básicamente, se da a conocer. En términos generales el relato se caracteriza por su agilidad y las continuas sorpresas que va entretejiendo usando a sus personajes, jugando con la incertidumbre más que con el misterio en sí. Algunos son más escuetos y otros se detienen más en los detalles propios, en general hay pocas diferencias en el tono entre narradores, al margen de los personajes principales. 

Si bien Bardugo se ha aventurado a trabajar con un amplio grupo de personajes desde los que narra en primera persona al menos un capítulo con todos ellos y esto suma punto a ese aire de frescura y novedad, también ha dejado relucir su poca pericia para mantenerlos a todos al mismo nivel. 
En sí, el formato es novedoso y la historia, que poco tiene ya que ver con la magia, tiene ese aire mafioso, ambos factores le dan ese toque refrescante a alguna lista de lecturas pendientes plagadas de esas distopías post-apocalípticas civilizadas que tanto nos gustan. Además tiene ese tono ágil y desenfadado con una trama muy bien hilada de la que no voy a entrar en detalles porque perdería su gracia y atractivo. 

Supongo que no está nada mal pero no era para tanto. Aunque me gustará continuar con la historia y descubrir el destino d Kaz y sus compañeros para adentrarme en un nuevo intento de la autora de sorprender al público juvenil.
Hay que ser justos, es una novela bastante novedosa y fuera de lo habitual, la prosa de Bardugo no es de las malas y aquí demuestra que puede dar todavía más de sí en sus novelas. De por sí el universo grisha es muy interesante y en esta ocasión vuelve a verse representado y explorado con algunos dilemas morales de por medio y tentativas de heroísmo. 
En general ha sido una buena lectura, no era todo lo grandiosa que esperaba, pero he de reconocer que engancha. 



martes, 3 de enero de 2017

Leyendo... ¡Feliz 2017!

Buenos días vigilantes, 

Em... Sí. Tengo manos, tengo teclado y (creo) que puedo escribir un rato. 
Ni que decir tiene que he terminado el año sintiéndome MUY muy culpable por haber descuidado el blog y mis autoimpuestas obligaciones para con vosotros*

He estado más atenta al canal de youtube porque he tenido más oportunidad de grabar haciendo el cabra que de sentarme, relajarme y escribir. Pero aquí estamos, ¡por fin!

Primero:

¡FELIZ 2017!



Espero que hayáis entrado en este nuevo año con energías renovadas y muchas ganas de leer porque se acercan lecturas realmente suculentas en los próximos meses. 

Para continuar, quería hablaros de lo que he estado leyendo estas semanas en las que me he hecho la sueca pasando de todo porque, aunque**  no sea capaz de usar twitter como el resto del planeta para publicitar cada paso de mi existencia, me gusta contaros qué leo y qué me parece. 



*Que no os quejáis, pero digo yo que a alguien le interesará, ¿no?

**No entiendo cómo es posible tanta incongruencia, ser consciente de ello y no remediarlo.

He aprovechado las últimas semanas del año para darle fuerte a un par de novelas juveniles que habían llegado a casa de forma discreta y sin muchas expectativas. Porque a esas alturas del año lo último que tienes son expectativas, ¿verdad?




  
Estuve leyendo Sueños, una novela de la que he visto algunos comentarios y la verdad que he disfrutado de la lectura, quizá por detalles que la diferencian de lo habitual, pero también por impulsiva. Estad seguros de que pronto tendréis la reseña de la novela y si la habéis leído no dudéis en compartir vuestra opinión. Sinceramente, tengo muchas ganas hablar de esta historia. 




A ella le siguió La última estrella, es la conclusión de la trilogía así que no me siento cómoda hablando del contenido de la novela para no chafar nada que no deba ser chafado. Pero sí debo reconocer que en esta ocasión la historia me ha dejado mejor sabor de boca y con más confianza en el ser humano. En la edición no, es una birria.






Y para finalizar el año me propuse una lectura perfecta, otro final de trilogía que además emula en ritmo a sus antecesoras y me ha dejado mejor impresión. He acabado el año con Endgame. Las reglas del juego, de verdad que temí tener que elegir entre terminar la novela o preparar la cena de nochevieja, pero no hizo falta. Es un libro sorprendentemente rápido y ágil, y muy entretenido del que os hablaré más adelante.

He empezado el año con mucho optimismo, porque no lo puedo denominar de otra forma, a  la hora de encarar las lecturas y mis propósitos para mantenerme activa en el blog, en el canal y ( si algún día consigo hacer uso de ellas) en las redes sociales. Pero sobre todo, he empezado leyendo a Calamity, la tercera y conclusiva parte de la saga Reckoners. 
Al empezar con la lectura un detalle me ha ¿desconcertado? Y es que han traducido el nombre de Reckoners en la tercera entrega. Quizá se deba a mi tendencia hacia lo conocido, pero no me ha gustado el cambio y menos a estas alturas. De momento acabo de empezar y me encanta el ritmazo que llevan estas novelas, lo amenos que son los personajes, y otras muchas lindezas de Sanderson. Creo que no podía haber empezado mejor el 2017 que con este autor.

Ya por último (sé que me estoy cebando pero hacía mucho que no escribía), recordaros/informaros/loquesea que hoy el blog cumple su cuarto año en liza. En serio, alguien debería poner freno a pseudo escritoras desenfrenadas como yo. Llevo cuatro añazos destrozando la blogosfera y aún no me han echado la camisa de fuerza encima *Se acabó, la doy por perdida, está loca. No creo que aguante otro año.* 

Feliz año, felices lecturas, gracias por estar ahí.



martes, 20 de diciembre de 2016

Reseña: El despertar de Leviatán de James S.A. Corey

Título:  El despertar de Leviatán
Autor: James S.A. Corey
Editorial: Ediciones B
Páginas: 608
Año de publicación: 2016
Precio: 21,50

La humanidad ha colonizado el Sistema Solar, pero las estrellas aún están fuera de nuestro alcance. Jim Holden es OE de un transportador de hielo. Cuando él y su tripulación topan con una nave abandonada, descubren un secreto que desearían no haber encontrado. Un secreto por el que alguien sería capaz de matar. La guerra en el Sistema Solar está a punto de comenzar, a menos que sean capaces de descubrir quién abandonó esa nave y por qué. El inspector Miller busca a una chica entre mil millones, pero los padres de ella son gente adinerada, y el dinero lo es todo. Cuando las pistas lo llevan a la Scopuli y a Holden, un simpatizante de los rebeldes, se da cuenta de que aquella chica quizá sea la clave de todo. Holden y Miller deben atar los cabos entre el gobierno de la Tierra, los revolucionarios de los planetas exteriores y las corporaciones secretas, y lo tienen todo en su contra. Pero en el Cinturón rigen otras reglas, y una pequeña nave puede cambiar el destino del universo.


Esta es una de esas novelas de ciencia ficción que debes dejar penetrar hasta las entrañas y disfrutar de todos y cada uno de los elementos que dan forma a la obra. 
Si bien es cierto que la novela en la se basa la serie de televisión viene de la mano de dos guionistas y que hay una constante reminiscencia de la aclamadísima Juego de Tronos, también hay que otorgarle a esta historia su propio nicho en el que poder cultivarla y dejarla crecer. Es una historia muy compleja en su conjunto, con una cantidad de elementos que le aportan carácter y definición en muchos detalles que mantienen al lector pegado a las páginas en un constante desasosiego.

La novela empieza con el inquietante relato de Julie que ha sido apartada del resto de sus compañeros de tripulación durante varios días, sin comida ni bebida. Cuando por fin la desesperación la ha hecho sacar fuerzas de flaqueza para poder escapar, es demasiado tarde.

Continuamos con Holden, es el segundo al mando de la nave Canterbury, un carguero de helio que viaja por el cinturón de asteroides de Saturno para transportar lo a las colonias más alejadas de la galaxia. Hasta que descubren una nave abandonada que se convertirá en el detonante de una guerra sin precedentes, la más importante a la que se haya enfrentado la humanidad.
Holden es uno de los principales narradores de la novela, su parte de la historia está narrada con el exultante tono de un héroe en plena misión. Lleno de frases animo que restauran la moral, de trucos y fintas sociales, de recursos políticos y desafíos, Holden es el portador de una considerable cantidad de giros inesperados, algunas sorpresas a con algo más que tensión removiendo las entrañas de la novela. 
Otros personajes que van con él durante toda la historia y que conocemos a través de su prisma son muy amenos y complementarios. Naomi, uno de los pocos personajes femeninos de toda la novela, es una verdadera joya como personaje y a la vez está muy encasillada. Su actuación es encorsetada y no se aleja demasiado de lo que “actualmente” podemos interpretar como políticamente correcto. 
En cuanto a este detalle, empecé a esperar más de este personaje muy pronto en la novela porque distinguí su potencial, pero tuve que aceptarlo a medida que avanzaban las páginas pero este personaje no.

Por otro lado tenemos a Miller, el tradicional lobo solitario que incurre de forma subrepticia en continuas contradicciones de principios y moral. Un policía nativo de la estación de Ceres al que se ha asignado el caso de recuperar el paradero de una joven que ha escapado de sus padres, sin intención de perder de vista los retazos de información que ha empezado a recuperar sobre la chica, descubre que dar con su paradero puede ser la clave del enfrentamiento entre las distintas potencias espaciales.
No es tan detestable como para evitar a toda costa empalizar con este personaje. En un primer momento Miller me resultó un personaje ajado, carente de carisma, pero a medida que va avanzando con el desarrollo de la trama que el propio personaje continúa dando impulso a esos rasgos que le aportan el volumen y la profundidad necesarias para llegar al lector y hacerlo encajar en ese molde. 
Es un personaje paradójico, con una capacidad de discernir tan palpable que es imposible no advertirlo. Junto a Miller  no hay personajes con tanto peso en la historia,  pero sí una gran base para establecer las pautas que seguirá la novela en un entretenido proceso de ensamblaje que cautive a las masas.

Si los personajes principales no os parecen suficiente excusa para venir  a disfrutar de una agradable dosis de acción espacial, política interplanetaria y sangre ingrávida, también hay que añadir el peso extra en la novela usado para crear tensiones, intrigas y estrategias propias de una novela fantástica pero con un peso descomunal en historia. 

Otro punto muy importante es la cuidada, minuciosa y realista ambientación de la que han hecho gala los autores de esta novela. He disfrutado muchísimo, muchísimo del mimo hacia el detalle en muchas de las escenas y de cómo están confeccionados los escenarios en esta historia. No deja de sorprender por muchas páginas que pasen, como de verosímil y plausible suena el futuro en que se desarrolla la novela.

No puedo dejar de señalar que es una novela larga con las miras muy altas en su ambición por ser la primera en parte de una historia compleja, con una trama compleja llena de fintas argumentales, recovecos, lagunas y muchos recursos. Está garantizada la diversión, el entretenimiento y la calidad.

En definitiva una novela genial que hará disfrutar al todo aquel que se deje llevar por los misterios del espacio exterior y las maravillas de las que es capaz el ser humano. 









jueves, 8 de diciembre de 2016

Reseña: La gracia de los reyes de Ken Liu

Título: La gracia de los reyes
Autor: Ken Liu
Editorial: Runas (Alianza Editorial)
ISBN: 9788491043546
Páginas: 656
Año de publicación: 2016
Precio: 24,00

La gracia de los reyes es un relato épico de dos amigos que se rebelan contra la tiranía en el ocaso de un imperio. Después de una larga y sangrienta campaña, el emperador ha conquistado el archipiélago de Dara y está intentando consolidar en un estado centralizado lo que antes habían sido poderosos reinos. Pero el precio de mantener unido el imperio es la opresión, la corrupción y trabajos forzados. La rebelión solo es cuestión de tiempo. Dos improbables aliados -un guardia de prisión convertido en bandido y un noble desheredado unen sus fuerzas para derrocar al tirano.



En La gracia de los reyes Ken Liu reescribe la fantasía épica desde una perspectiva cultural diferente y abandona sus escenarios convencionales: es un mundo de dioses que lamentan lo que se hace en su nombre, mujeres que conspiran y luchan junto a los hombres, cometas de guerra, aeronaves de bambú y seda, y monstruos marinos. Pero sus memorables personajes escenifican un complejo drama político de luchas por el poder e ideales comprometidos, que nos habla de nosotros mismos.





Me resulta complicado no empezar a hablaros de esta novela sin usar las palabras fantástica, impresionante y asombrosa, pero me resulta aún más complicado no llenar esta reseña de esas palabras hasta la extenuación. 
Sabía que esta iba a ser una de esas lecturas amables y embaucadoras llenas de detalles que embellecen la experiencia y aportan mucho como lector y como persona. No esperaba lo ha sido un magnífico despliegue de audacia, acción, aventura, crueldad, filosofía, fraternidad, política, tecnología, historia y un sinfín de pequeños detalles que juntos hacen a este libro grande, muy grande. 

La historia encerrada por La gracia de los reyes comprende una gesta generacional que nos lleva desde el inicio del declive del primer emperador y unificador de los territorios de Dara hasta la total desaparición del imperio bajo la atenta mirada de los dioses de Dara. Mapidéré, rey de Xana decide invadir a los demás estados Tiro en que estaba dividido el conjunto de islas que conforman Dara empujado por el ímpetu de gozar de una superioridad militar al inicio de su reinado. Tras largos años de guerras, Mapidéré consigue su objetivo de unificar bajo un mismo gobierno todo el territorio de Dara anulando las identidades de los estados Tiro anteriores y propiciando la diversificación de culturas en los territorios. 
Bajo el gobierno del emperador conocemos a dos hombres muy distintos. 
El primero de ellos es Kuni un joven jovial y poco responsable que no ha sido capaz de encauzar su vida hacia la productividad y la honradez a pesar de su inteligencia y su buen corazón, se dedicaba a beber y parlotear con los amigos en bares hasta caer inconsciente, o a incordiar a la autoridad. A pesar de contar con muchos amigos que intentaban ayudarle a encauzar su vida, Kuni siempre argumenta, más para sí mismo, que estaba destinado a grandes cosas y solo esperaba a que llegara su oportunidad. 
Por otro lado conocemos a Mata, es el heredero de una de las familias más importantes del estado Tiro de Cocru, los Zyndu fueron los que encabezaron la más importante resistencia bélica al avance del emperador Mapidéré y Mata pretende redimir el nombre mancillado de su casa y devolverle la gloria perdida. 
La muerte inevitable del emperador desencadena una sucesión de luchas por el poder en nombre causas de mayor altura, una rebelión del pueblo oprimido y el resurgir de la rivalidad entre los dioses que rigen el destino de los habitantes de Dara. 

Situada en una ficticia sociedad feudal que inicialmente estaba dividida en siete estados autónomos gobernados por una nobleza en continua contienda con su estado vecino por rencillas nobiliarias o territoriales que nunca habían cesado hasta que llegó el emperador con su avanzada unificadora y pacificó los territorios conquistados con mano férrea. No quepa duda de que la ambientación me ha resultado minuciosamente detallada y cuajada de consistencia y realismo. Es un panorama muy extenso que recorremos a lo largo de toda la novela de extremo a extremo descubriendo las peculiaridades de cada rincón del mundo que ha creado el autor para dar cobijo a su historia, tan bélica como fraternal.

El texto está muy bien dosificado, teniendo en cuenta la cantidad de detalle, el nivel de las descripciones y el paisaje con que envuelve el relato y el desarrollo de los personajes, creo que ha acertado con la frecuencia y cadencia de su prosa que tiene un momento adecuado para la pausa y otro para el relato vertiginoso. La acción está repartida con acierto haciendo del relato un conjunto muy complejo, fácil de dividir en fases a las que el lector puede identificar qué conflictos se alargan, cuales se cierran, cuales cambian a los personajes y cuales son determinantes para el devenir de la novela. Además, las descripciones y la acción de la batalla no rompen la uniformidad del relato.
La trama es compleja y expansiva, algo que sin duda atrapa al lector en un uso magistral de su prosa, personajes y ambientación. El cuidado en los detalles o los matices del relato hacen de esta una obra remarcable. 
Uno de los elementos más curioso es su uso alegórico de los dioses de Dara, y como sus personificaciones tienen la misma importancia que cualquier personaje pero ejercen con sutileza su presión sobre la trama u otros personajes dando al conjunto un tono mucho más épico y determinante.
Los personajes son pequeñas joyas en las que embarcarse, con toda la novela escrita en tercera persona le resulta muy sencillo internarse en nuevos y diversos personajes y explotar el relato de diferentes y enriquecedoras perspectivas, trata de primera mano a algunos de ellos y los que prevalecen son los protagonistas, Kuni y Mata, como dos caras de una misma moneda. Pero ninguno de los eslabones se queda sin un toque personal y embaucador que arranca reacciones muy fuertes del lector. Algunos me han encandilado totalmente, otros me han escandalizado y a otros les tiraría de las orejas pero, en conjunto, conforman un elenco maravilloso que el autor ha sabido utilizar para dar pábulo a críticas sociales, culturales, militares o éticas en los distintos escenarios. 

Sin duda lo que más he disfrutado de esta novela ha sido de los personajes y con cada uno de ellos he conseguido conectar a un nivel y otro y dar sentido a su perspectiva de la trama. Por su puesto debo subrayar la profundidad con que ha tratado facetas como la sociedad, la cultura, la nobleza, la lealtad o la teología. Como también tengo que destacar la asombrosa ambientación, la minuciosidad del relato y el impresionante uso de la psicología que aplica en esta historia. 
Quizá no abra tanto los ojos como lo he hecho al empaparme de esta brillante obra de fantasía. 












martes, 22 de noviembre de 2016

Reseña: La leyenda del hechicero. El guerrero de Taran Matharu


Mal, mal… Muy mal se le tenía que dar a esta novela para no enganchar al lector y llevárselo de calle. 

Esto está lleno de SPOILERS, así que id directos a la reseña de La leyenda del hechicero I. El Aprendiz si aún no lo habéis leído:









Título:  La leyenda del hechicero II. El guerrero 
Autor: Taran Matharu
Editorial: Planeta
ISBN: 9788408161790
Páginas: 528
Año de publicación: 2016
Precio: 13,95

Acusado de un crimen que no ha cometido, Fletcher será juzgado por la Inquisición, una poderosa institución dirigida por aquellos que lo darían todo por verle sufrir y en la que Fletcher deberá enfrentarse a los fantasmas de sus orígenes… Pero nuestro protagonista no tiene tiempo de preocuparse de estas nuevas revelaciones, pues el rey ha anunciado un desafío mortal para los estudiantes graduados de Vocans. Un desafío que supone entrar en territorio de los orcos para conseguir superarlo. Junto a sus fieles demonios, plebeyos y nobles, enanos y elfos deben superar las barreras de clase y raza y trabajar juntos para poder vencer. La recompensa: una fortuna en oro, la seguridad del imperio y la paz.



Viendo la novela de forma objetiva opino que está configurada con el fin de meterse a cualquier lector en el bolsillo, solo hay que dejar que el autor haga de las suyas.

En esta segunda entrega de la historia Flecher ha pasado un año encarcelado por intento de asesinato, razón por la que huyó en primer lugar de su pueblo natal dejando atrás a su padre adoptivo. El cautiverio le ha sentado bien gracias a un par de libros de contrabando que le han ayudado a mantener la cordura, pero ha la llegado el momento de que sea juzgado y sus pocas esperanzas de salir victorioso se ven enrevesadas por la política, la guerra con los orcos, turbias revelaciones del pasado y sorprendentes encuentros que le llevan a una arriesgada misión para internarse en territorio orco y salir de allí victorioso o perder la vida y la de sus inseparables compañeros, Sylva y Othelo, que no han olvidado a Flecher durante su cautiverio y ahora volverán a estar a su lado en este nuevo desafío.

Como dije en mi reseña de la primera novela, no las tenía todas conmigo pero el objetivo de la historia estaba claramente inclinado a mantener al lector al borde del asiento tras cada capítulo. También dije que esta segunda parte era terriblemente necesaria a la mayor brevedad posible. Sin embargo creo que esa ansiedad que normalmente de desvanece por la espera lógica le ha afectado también a la historia que usa este lapso de tiempo para producir una novela con un tono distinto al de la primera parte.
Lo primero que se aprecia es la clara evolución de la prosa, la escalada de complejidad de la trama, lo desdibujadas que se vuelven las líneas entre lo bueno y lo malo alejándose de esa pueril interpretación que marcaba a la anterior novela. También, por su puesto, lo bien parados que salen la mayoría de los personajes con este nuevo talante de la historia. En su mayor parte ganan carisma y aportan entretenimiento al lector, que es lo importante. El autor ya tenía ganado gran parte del terreno consiguiendo que su numeroso elenco no se difuminase y cada personaje tuviera su propia voz, y que haya desarrollado más esa faceta de la novela aumenta la calidad del relato.

Es cierto que esperaba que esta novela continuara en la misma línea que la anterior, y me ha sorprendido gratamente descubrir como ha madurado la pluma de Matharu. Lo suficiente como para dar un poco más de trasfondo a las diferentes tramas que plantea la primera entrega y que continua explotando en esta entrega. Si bien lo hace como una destreza mayor y no se aprecian con tanta claridad cuales son sus recursos para atrapar al lector, también hay que reconocer que sigue apegado a su espíritu videojuegesco para marcar la diferencia en su forma de distribuir la acción a lo largo del relato. Lo hace de forma más sutil y dinámica, no me disgusta pero me chirría.

Hay muchas novedades en esta novela en cuanto a la historia y el ritmo de los acontecimientos en la primera mitad del libro es mortalmente ágil, del nivel “si parpadeas, te lo pierdes”, también aporta mucho más contenido en cuanto a la ambientación, mejora mucho sus dotes descriptivas y gana un poco de lirismo en el tono del relato. Muchas mejoras para dejar de estar dentro de los fenómeno wattpad, ya tiene muy poco que ver con lo que esperábamos o temíamos de la primera entrega.
No os digo más detalles sobre la historia aunque esta mucho más suculenta, sigue teniendo reminiscencias pero ahora son de otra índole que resultan mucho más frescas, con lo que la novela gana mucho carisma.


En definitiva una muy buena continuación que me deja esperando con ganas su la siguiente entrega con renovadas expectativas y ganas de ver expandirse a esta historia y a su autor.